Antifaz: Todo lo que debes saber

antifaz

Encontrar un antifaz que se adapte a nuestras necesidades puede ser una tarea sumamente divertida si logramos obtener la información adecuada al momento de comenzar nuestra búsqueda.

Hay muchas cosas que debemos tener en cuenta al iniciar nuestro proceso de selección, puesto que antifaces hay muchos, con muchas funciones y finalidades diferentes, así como un amplia variedad de materiales, diseños y medidas. Es por esto que queremos compartir contigo toda la información posible en relación al antifaz y que puedas ejecutar una búsqueda la manera más óptima posible.

Tipos de antifaces

Probablemente hayas llegado a este sitio buscando un tipo de antifaz en particular y te estés preguntando sobre cuáles son las variedades que existen en este mercado. Aunque no lo creas, hay una serie de antifaces con finalidades diferentes y que pueden clasificarse en diferentes tipos. En esta ocasión te enseñaremos las tres categorías más importantes en el mercado del antifaz, así que toma nota.

Antifaz para dormir

Una de las variantes más comunes que podemos encontrar en relación al antifaz clásico, el antifaz para dormir es el diseñado para ayudar a las personas a tener un mejor descanso. Elaborados para cubrir los ojos de manera saludable, suelen ser recomendados a aquellos individuos que padecen problemas al sueño, como por ejemplo, el insomnio. Suele estar diseñado con algún material suave y una elasticidad que lo mantenga fijo, pero que no dañe al usuario.

La última actualización fue el: julio 6, 2018 15:15

Antifaz de gel

El antifaz de gel es eminentemente terapéutico. Es una mascarilla rellena de un gel, el cual se puede someter a cambios de temperatura y mantenerlas para aplicarla sobre los ojos. En particular, suele estar recetado a modo de terapia de frío para aquellas personas que padecen jaquecas o migrañas puesto que, gracias a su acción refrescante, alivia los síntomas de estas enfermedades.

Antifaz de carnaval

El antifaz para carnaval es un tipo de antifaz netamente de uso social. Se utiliza en fiestas, carnavales y celebraciones de todo tipo, siendo un descendiente directo de sus versiones iniciales. Este tipo de antifaz tiene por finalidad adornar, decorar y embellecer a las personas, darle un toque humorístico, brindar anonimato, y representar cierto sentir de grupos humanos determinados.

 

Los antifaces más vendidos

Son muchas las ocasiones a lo largo del año en que aparecen festividades que invitan a disfrazarse y a salir con ganas de pasar un buen rato. Muchas de estas celebraciones suelen tener un mayor cantidad de asistentes durante el día, generalmente familias que aprovechan de salir con sus hijos y enseñarles los desfiles y grupos que pasan por las calles animando la jornada.

Es posiblemente dicha cuestión la que transforme a los antifaces de niños en los más populares del mercado. De hecho, algunos de los motivos predilectos, son los antifaces de superhéroes y los de dibujos animados en general.

Por ejemplo, para estas últimas, el antifaz que más se busca y compra es el de Ladybug.

Antifaz, guantes y pendientes de Lady Bug

Mientras que en el caso de los niños, el antifaz más popular es la máscara de Batman.

Antifaz de Batman

Los antifaces más originales

Existen una serie de formas mediante las cuales las personas producen sus propios antifaces para fiestas, dejando volar la imaginación y aplicando figuras y colores que vuelvan su máscara lo más original posible. En internet podemos encontrar, por ejemplo, algunas plantillas de antifaces para imprimir y preparar nuestras más rápidamente.

De todas formas, algunas tiendas entienden que no todas las personas dispondrán del tiempo necesario para elaborar su propia máscara, por lo que enseñan una gran variedad de posibilidades al gusto del consumidor. Aquí algunos de los más curiosos y originales antifaces.

Medio antifaz

Máscara que solo cubre la mitad de la cara y que da un aspecto un tanto macabro. Está pensada para utilizarse como antifaz de Halloween.

Máscara veneciana florida

Adornada por un conjunto de plumas y flores, este antifaz ha sido especialmente diseñado para sacar a relucir la belleza femenina y destacar por sobre el resto.

Antifaz de Minion

Pensada especialmente para los niños, con esta máscara podemos mantener contento a nuestros hijos y hacerlos formar parte de las festividades de manera lúdica e inclusiva.

Pero no solo son los antifaces de fiestas los que han sido diseñados con motivos alegres o graciosos, puesto que el mercado de los antifaces para dormir también genera productos bastante curiosos. Revisa algunos de sus mejores diseños.

Antifaz ojos de búho

Máscara para dormir con ojos de chuncho en la parte delantera, lo cual otorga una visión muy divertida de la persona que esté durmiendo.

Antifaz oso panda

Posiblemente el antifaz más tierno que se haya visto. Muchos dirán que no tiene sentido tener una máscara con diseño para dormir, pero este pequeño panda vuelve totalmente necesaria la idea.

Historia de los antifaces

El origen de los antifaces tiene mucho más que ver con la reunión social que con la acción terapéutica. En la antigua cultura griega, fue el desarrollo del teatro el que dio lugar a la aparición de máscaras y, posteriormente, antifaces. Estas artes escénicas se realizaban con motivos religiosos, cuya principal función era el rendir tributo a los dioses y elaborar mensajes en torno a sus figuras.

Con el fin de personificarse sobre el escenario, los actores utilizaban máscaras que representaban diferentes conductas, vicios o emociones y que hacían mucho más atractiva la puesta en escena. El uso de las máscaras devino en la aparición de versiones más compactas de estas, las cuales cubrían simplemente los ojos de las personas y se utilizaban generalmente para representar figuras más erotizadas.

La consecuente invasión romana y adjudicación de las religiones y sus ceremonias, dio inicio a una homogenización cultural y a la aparición del vocablo que actualmente utilizamos para señalar al antifaz. De hecho, es una palabra compuesta simplemente por el prefijo de origen latín “anti”, cuya traducción vendría a ser “delante”, y el sustantivo “faz” que es un sinónimo de “cara”.

El antifaz en sus formas más modernas, tiene su aparición en las fiestas venecianas del siglo XII, donde muchos se escondían tras estas máscaras para poder tener anónimas aventuras amorosas y no ser identificados por el pueblo. Es por esto que a los antifaces también se les conoce como máscara veneciana.